Vivir en un acantilado, ¿te atreverías?