El verano, la playa, la piscina y el calor nos invitan a cuidar nuestro cuerpo, a hacer deporte y a comer saludable. Sin embargo, muchas personas no saben qué comer entre horas para mejorar los resultados. Por ello, hoy os traemos una lista de snacks proteicos para picar entre horas y no descuidar la alimentación. Estos snacks son muy versátiles, fáciles de adquirir y de preparar. Además, los podrás llevar allá donde vayas y disfrutar de un tentempié sabroso y sano en todos los sentidos.
 

1. Un puñadito de frutos secos

Los frutos secos tienen un alto valor nutricional, incluyen grasas saludables y proteína vegetal de calidad. Son uno de los mejores snacks proteicos, ya que puedes llevarlos a cualquier parte y combinarlos de formas diversas para no comer cada día los mismos. Mezcla en una bolsa pequeña o en un tarro de cristal pequeño un puñadito de almendras, nueces, pistachos y semillas de girasol. Estos cuatro frutos secos son de los que aportan más y mejores nutrientes. Son fáciles de encontrar en un supermercado y, además, son muy saciantes.
 
 

2. Yogur con avena, fruta y frutos secos

El yogur es una opción excelente para picar entre horas. Para que su contenido en proteínas sea elevado, procura que sea yogur griego o yogur natural. También puedes escogerlo desnatado, o incluso cambiarlo por queso fresco sin azúcares añadidos. En muchos supermercados venden opciones desnatadas y sin azúcar, perfectas para cuidar nuestra alimentación. Mezcla el yogur con dos o tres cucharadas de copos de avena. La avena también contiene proteína y otros nutrientes esenciales como la fibra e hidratos de carbono de calidad. Añade frutos secos laminados, como almendras o nueces.
 
 

3. Leche con cacao puro

La leche, vegetal o animal, es una gran fuente de proteínas. ¿A quién no le gusta un chocolate caliente? ¡Os traemos la versión healthy! Echa una cucharadita de cacao puro desgrasado en un vaso de leche, caliente o fría, y disfruta del intenso sabor del cacao. Además, ¡es un potente antioxidante y no contiene azúcares añadidos!
 
 

4. Hummus con crudités

El hummus es uno de los snacks proteicos más sabrosos y más alabados por los fans de la alimentación vegetariana y vegana. El hummus es un dip hecho a base de garbanzos, comino, zumo de limón, aceite de oliva y pimentón. En algunos casos, también se le añade una cucharadita de tahín. Para picotear con hummus, nada mejor que unos crudités. Los crudités son hortalizas crudas cortadas en tiras. La zanahoria o el apio son las mejores opciones. También puedes dipear con palitos de pan o parecidos, aunque entonces estarás añadiendo calorías extra procedentes de hidratos de carbono.
 
 

5. Garbanzos al horno

En lugar de picotear hummus con hortalizas, también puedes preparar los garbanzos cocidos para que queden crujientes y sabrosos. Esparce garbanzos, previamente cocidos, en una bandeja de horno y espolvoréalos con especias, pimentón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Hornéalos hasta que estén tostaditos, unos 15 o 20 minutos dependiendo del horno, ¡y a disfrutar!
 
 

6. Habas de soja

La soja es una proteína vegetal de alta calidad. La podemos encontrar en diversos formatos: bebida de soja, soja texturizada y, nuestro plato estrella hoy, ¡las habas de soja! Las habas de soja, conocidas popularmente como edamame, son muy nutritivas y un snack proteico ideal para picar entre horas. Tienen muchas proteínas y carecen de grasas saturadas e hidratos de carbono simples. Las podemos comer solas, cocidas, tostadas, en ensalada, en crema, etc. Las opciones son muy diversas. El único inconveniente es que aún son un tanto difíciles de encontrar en supermercados y su precio es un poco elevado en comparación con otras opciones.