Existen varias formas de fomentar la inspiración para el diseño a la hora de llevar a cabo estrategias o campañas publicitarias, así como para marketing directo que repercutan en beneficio de tu compañía. El primer consejo es que no debes despreciar ningún estímulo externo y ten siempre los cinco sentidos puestos en hallar recursos creativos para así mejorar la imagen de marca y obtener un diseño exitoso.

 

 

Ejercita tu imaginación: El escritor británico Maugham nos dice que la imaginación se desarrolla ejercitándola, al igual que los atletas necesitan entrenamiento para poder ganar carreras. Tienes que invertir tiempo para que se active tu músculo creativo, imagina historias, crea dibujos, asocia ideas y absorbe estímulos que ejerciten tu imaginación para diseñar.

Visualiza y después dibuja: Simplemente dibujar una idea ayuda a desarrollarla y la visualización ayuda a que la idea principal se convierta en ideas de. No es necesario que sepas dibujar bien, con garabatear es suficiente. En cine este proceso se llama storyboard, en publicidad es el equitativo a los bocetos.

Busca colaboradores de calidad: Realizar una buena campaña es una acción muy compleja que debe ser coherente desde que se comienza a realizar. Para dar forma a tus ideas busca a personas que puedan ayudarte a enriquecer tu estrategia de marca. Duplicar acciones puede llegar a equivaler a duplicar la creatividad.

Apuesta por el humor: Si utilizas tu capacidad creativa y aprendes a jugar con los los chistes, las ilusiones ópticas, o los juegos de palabras, lograrás grandes diseños en el ámbito publicitario.

Busca un camino para llegar al diseño ideal: En el campo de la comunicación visual, las ideas muchas veces son muy sencillas en cuanto a la forma. La interacción entre los elementos es uno de los puntos clave de las campañas más exitosas, por lo que es recomendable que recopiles la mayor cantidad posible de imágenes que puedas asociar a través del lenguaje.

Lo absurdo puede ser buena idea: Las ideas que son absurdas pueden cuestionar el pensamiento lógico y racional, y esto puede crear un impacto en la mente del consumidor. No descartes las posibilidades que puedan parecer ridículas o incoherentes, pues esto puede ser la base de una buena idea gráfica o un diseño original que esté por encima de la competencia.

Mezcla diferentes formatos: Mezclar formatos es un buen recurso de diseño. Puedes llegar a revolucionar diseños ya establecidos con una solución estructural procedentes de otros campos. Combina, investiga, saca partido a tu creatividad y recuerda; de esta forma nacieron creaciones artísticas increíbles como el collage.