Nuestro cerebro necesita ciertos nutrientes para mantenerse sano y poder así llevar a cabo un funcionamiento correcto que nos haga sentirnos felices y equilibrados. Una buena alimentación cuida nuestro cuerpo y nuestra mente. La clave está en llevar una dieta equilibrada y variada, en la que tengamos en cuenta todos los grupos de nutrientes para, de este modo, garantizar que tomamos aquellos alimentos para el cerebro que los nutren de una manera adecuada.

________________________________________________________________________________

 

A continuación, listamos algunos de los nutrientes más importantes para una buena salud de nuestra materia gris. Se incluyen datos sobre los grupos de población que pueden necesitar un aporte extra de dichos nutrientes, ya sea por una cuestión de edad, actividad física o sexo.
 

 

Los antioxidantes

 
 
Los antioxidantes son necesarios para nuestro cuerpo ya que retrasan el envejecimiento del cerebro al neutralizar los radicales libres, que son subproductos del metabolismo que se forman en contacto con el oxígeno y que afectan negativamente a todas las células de nuestro cuerpo.
 
Las personas que practican ejercicio tienen tendencia a una mayor ingesta de alimentos, al mismo tiempo que presentan mayores niveles de oxígeno en sangre. La combinación de ambos factores provoca mayores niveles de radicales libres. Debido a esto, las personas que practican ejercicio deben aumentar el consumo de sustancias antioxidantes.
 
Los flavonoides, un tipo de antioxidante, mejoran el flujo sanguíneo hacia el cerebro, previniendo la aparición de numerosas dolencias.
 
Algunos alimentos ricos en antioxidantes son, entre otros: verduras de colores variados, frutas, vino tinto, el cacao y el hígado de ternera.
 

Algunos buenos Alimentos para el cerebro

 

Cafeína

 
 
Según diversas investigaciones la cafeína parece desempeñar un papel protector de nuestro cerebro. Los científicos aún no tienen claro cómo se produce esta protección, por lo que se hacen necesarias nuevas investigaciones.
 
Se ha demostrado que la ingesta de cinco tazas de café al día reduce drásticamente los síntomas tempranos de la enfermedad de Parkinson. Una vez que la enfermedad está avanzada, el consumo de café ya no es tan eficaz para disminuir los temblores que provoca esta dolencia.
 
De las propiedades de la cafeína pueden beneficiarse personas en situación de riesgo de sufrir Parkinson y aquellas mujeres que están en los primeros días del periodo.
 
El chocolate negro, que contiene cafeína y el neurotransmisor anandamida, aporta importantes beneficios al aumentar los niveles de estrógeno en los hombres, en las mujeres post-menopáusicas y en aquellas que están en los primeros días de la menstruación.
 
Algunos alimentos que contienen cafeína son, entre otros: café, diversos tipos de té, cacao, muchos refrescos y chocolate negro.
 

Ácidos grasos omega-3

 

 
Los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades antiinflamatorias, además de ser un componente importante de las membranas celulares. Su deficiencia se ha relacionado con trastornos cerebrales como la depresión. Del consumo de estos ácidos grasos se pueden beneficiar, especialmente, aquellas personas que padecen depresión, ya que los omega-3 aumentan la plasticidad del cerebro, mejorando la cognición y el aprendizaje.
 
Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en alimentos como: atún, salmón, otros pescados grasos, semillas de lino, las nueces y otros frutos secos.
Vitaminas del grupo B
 
El cerebro necesita ácido fólico (vitamina del grupo B) ya que es una sustancia imprescindible para la síntesis de proteínas estructurales. Sus deficiencias son raras en el ser humano, pero hay casos en los que se dan. Cuando es así, un aporte de ácido fólico extra puede mejorar la memoria y aliviar la depresión. Diversos estudios también señalan que este ácido puede proteger al cerebro contra la demencia.
 
Su consumo se hace especialmente necesario de manera previa a un embarazo, ya que de este modo se evitan malformaciones en el feto, como la espina bífida.
 
Algunos alimentos ricos en ácido fólico son : el pescado graso, las setas, la leche animal, la leche de soja, los cereales, el zumo de naranja y las espinacas.
La curcumina
 
La curcumina es una sustancia natural que se obtiene de la cúrcuma, que a su vez es un colorante muy usado en la cocina de países de Oriente. La curcumina presenta propiedades antiinflamatorias que podrían, según algunas investigaciones, proteger al cerebro contra las enfermedades de Parkinson y Alzheimer. La cúrcuma se viene utilizando desde hace siglos en Asia para elaborar remedios vegetales con los que tratar diversas enfermedades antiinflamatorias tales como la artritis. Además, la curcumina presenta una potente acción antioxidante.
 
La cúrcuma tiene numerosas aplicaciones en cocina, pudiendo usarse como colorante en sustitución de otros colorantes menos naturales.
 
Algunos alimentos donde podemos encontrar la curcumina son: el curry y algunas mostazas para cuya elaboración se ha usado cúrcuma.
 

El triptófano

 
 
El triptófano es una aminoácido esencial para el cerebro puesto que es necesario para la síntesis del neurotransmisor serotonina, que interviene en la regulación del estado de ánimo. El cerebro no puede almacenar triptófano, por lo que se hace necesaria una ingesta adecuada a través de la dieta.
 
Aquellas personas que se inician en el mundo del vegetarianismo, y no tienen en cuenta la importancia de las proteínas, pueden sufrir, en poco tiempo, las consecuencias de la falta de triptófano. Dicha deficiencia puede manifestarse a través de síntomas como ansiedad, irritabilidad y depresión.
 
Algunos alimentos ricos en triptófano son: huevos, espinacas, frutos secos, carne roja, lácteos y pescados.
(Fuente: Cocinacasera.com)