La ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, ha afirmado que se han observado "algunas incidencias" en las pruebas de la Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU) que remarcan "algunas dificultades diferentes" por comunidades y que se creará un grupo de trabajo para estudiarlo. 

 

"He observado que había algunas incidencias que señalaban a ciertas dificultades diferentes y eso es lo que vamos a tratar", ha explicado Celaá tras la firma de un protocolo de colaboración en Madrid con el Ministerio de Defensa.
 
Preguntada sobre si debería haber una única EBAU -antes conocida como Selectividad- para toda España, la ministra ha recalcado que no tiene que ser "exacta" pero sí que tenga un mismo grado de dificultad.
 
 

"Mismo grado de dificultad"

Ha reconocido que es la primera EBAU que vive como ministra y que su departamento creará una equipo técnico junto con las comunidades y las universidades que "sea capaz de identificar" si ha habido diferencias que afectan a la equidad, la cual debe garantizar el Gobierno.
 
"No significa una prueba exacta para todas las comunidades pero sí que tengan el mismo grado de dificultad", ha reiterado.
 
Una prueba única supondría, según Celaá, "un empobrecimiento" porque cada comunidad tiene competencias y capacidades y en algunas materias se estudian cosas diferentes dentro de un mismo currículo.
 
Sin querer entrar a especificar las incidencias detectadas por Educación en la EBAU, Celaá ha comentado que ha sabido de las quejas por la dificultad en un examen de matemáticas en la Comunidad Valenciana.
 
 

Faltas de ortografía

También se ha referido a que pueda haber diferencias al puntuar muy negativamente o no las faltas de ortografía; "suponemos que las comunidades autónomas estarán en disposición de aunar criterios", ha opinado.
 
Por otro lado, Celaá no ha querido contestar sobre si seguirá siendo ministra en el próximo Ejecutivo y si se encargará por tanto de sacar adelante su reforma educativa.
 
Asimismo, ha dicho que se mantiene la posible fecha de investidura para la primera quince de julio. No se puede concretar más, "está en función de los acontecimientos", ha aclarado.
 
 

Rectores: no hay pruebas

Por su parte, la Conferencia de Rectores CRUE ha afirmado que no hay ningún informe académico que sostenga con "datos contrastados" que hay pruebas más fáciles que otras en la EBAU de las distintas comunidades y que es un examen que "funciona bien".
 
Los rectores responden así este miércoles, en un comunicado, al debate surgido después de que algunos partidos como PP y Ciudadanos y algunas comunidades como Galicia y Castilla y León hayan instado a que la EBAU (también conocida como EVAU) sea igual en todas las regiones para que no haya diferencias a la hora de optar después a una carrera.
 
"Cada comunidad autónoma decide, dentro de unos márgenes muy tasados, qué examen concreto pone", ha recordado la CRUE, que ha comentado que la EBAU "funciona bien" y, por ese motivo, "cualquier intento de cambiarla debería hacerse desde el más amplio consenso educativo y tras un riguroso análisis de la realidad".
 
Los rectores quieren también "despejar cualquier incertidumbre que, como es habitual en estas fechas, se pueda haber generado entre los estudiantes y sus familias".
 
Las diferencias que pueda haber en los resultados de la Selectividad "no se explican por la mayor o menor dificultad de las evaluaciones", que suponen el 40 % de la nota de acceso a la Universidad, sino "por otro tipo de condicionantes socioeconómicos", han opinado.
 
Dichas diferencias son las que los rectores quieren estudiar "en profundidad" para trasladar al Gobierno que corresponda "una propuesta que mejore, aún más, la igualdad de oportunidades que ya existe".