Son muchos los alumnos que, una vez finalizada su formación en Cedesca, están preparados para entrar en el mundo laboral. Pero junto con esto, surgen también diversas preguntas: ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo hago mi CV si no tengo experiencia laboral? ¿Me invento datos?

El CV como herramienta de búsqueda de empleo, ha ido evolucionando de la misma forma que lo ha hecho el concepto talento. Es por este motivo que muchas empresas ya no se fijan en la experiencia laboral del candidato, sino en sus capacidades y habilidades. Así como poder tener la oportunidad de hacerlo crecer en el sector.

 

Cómo hacer un CV

El hecho de no tener experiencia laboral, no significa que no hayan aspectos positivos que puedan destacar en tu CV. Por este motivo, es posible completar un currículum omitiendo dicho contenido. Y para hacerlo así, aquí van unos consejos:

  1. Infórmate de cómo es la empresa a la que quieres acceder.

Con este trabajo de campo previo, podrás ver qué puedes aportar a la empresa y sobretodo, destacar aquello que valoran y que forman su identidad. Una vez detectado muéstralo en tu CV y sobretodo, adapta tu CV siempre que vayas a cambiar de empresa.

  1. Tómate tu tiempo para pensar en aquello que has hecho y puede resultarles relevante.

Hay datos que no son necesarios como, por ejemplo, si estás cursando una carrera universitaria. Ya se entiende que has tenido que superar una etapa previa para estar en dicha situación. Ten en cuenta la extensión, ya que cuanto más largo sea, menos probabilidades habrá de que sea leído al completo.

  1. Experiencias en el extranjero son un punto positivo para las empresas.

Si has realizado algún Erasmus o has tenido una estancia en el extranjero, anótalo en tu CV.  Es una manera de demostrar tu capacidad de adaptación a diferentes situaciones y de valerse por uno mismo.

  1. Añade tu objetivo profesional y ganarás puntos en el proceso de selección.

Es un apartado muy importante e interesante en tu caso, que vas a pasar de ser estudiante a profesional. Explica en qué punto te encuentras, cómo has llegado hasta ahí y hacia dónde quieres ir en el caso de entrar en dicha empresa. No lo hagas más largo de un párrafo.

  1. Organiza tu currículum por apartados.  AQUÍ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Una de las tantas propuestas que verás puede ser esta estructura:

  • Datos de contacto: añade tus datos personales, y no te olvides de los de contacto móvil y correo electrónico.
  • Objetivos e intereses: por ser un apartado importante, no te olvides de ponerlo en los primeros apartados del CV, para que se lea de forma rápida.
  • Educación: sección donde añadir tus títulos, centro, las fechas de inicio y fin, además de posibles méritos y reconocimientos recibidos.
  • Formación complementaria: añade los cursos, seminarios, talleres, etc. e indica su oficialidad y ponlos en las primeras posiciones.
  • Idiomas: parte importante que valoran mucho las empresas, recuerda poner el nivel que tienes, pero ¡ojo! sin engañar, que es posible que te hagan una prueba de nivel y puedas quedar en mal lugar…
  • Habilidades y competencias: puedes indicar los aspectos que dominas como, por ejemplo, herramientas concretas, programas, y otros aspectos más de tu personalidad: liderazgo, autonomía, trabajo en equipo, etc.
  • Otros datos de interés: en este último apartado añade aquello que pueda tener relevancia que no estén en el resto de los apartados, como por ejemplo carnés, disponibilidad, voluntariado, etc.

 

Ya tienes las claves para poder crear tu CV y lanzarte con seguridad con la herramienta óptima a encontrar tu futura empresa. Antes de finalizar, os ofrecemos diferentes opciones de plantillas de CV que podéis utilizar, desde las más tradicionales como pueden ser las de word, hasta plantillas más creativas con herramientas de diseño como CanvaEdit, entre otras.

¿Te hemos ayudado? Comparte el artículo con tus compañer@s para también afrontar esta nueva etapa de la mejor forma