El COVID-19 ha acelerado el proceso de digitalización hasta 5 años