¿Creatividad o rareza?